Archivo del sitio

Cómo superar la depresión posnavideña

fotonoticia_20160111113320_800

 

Después de la Navidad es habitual sentirnos abatidos, apáticos e incluso deprimidos. La cuesta de Enero afecta a los bolsillos, pero también a nuestros estados de ánimo. Dejamos atrás unos días de vacaciones, de estar con los seres queridos, dejamos atrás unos días de buenos propósitos y deseos, días de buenas palabras y de celebraciones y retomamos nuestras vidas y días cargados de obligaciones. La depresión posnavideña es una variante del conocido síndrome posvacacional.

La depresión posnavideña

La depresión es una enfermedad grave y supone una fuente de intenso sufrimiento mental. Es un trastorno del estado de ánimo que ha de ser tratado por especialistas y que no debemos tomarnos a la ligera ya que sus consecuencias pueden llegar a ser muy perjudiciales.

En algunas ocasiones, la depresión aparece sin causa aparente, sin ningún acontecimiento o situación adversa que la desencadene, es lo que se conoce como depresión endógena. La depresión posnavideña es un tipo de depresión endógena de tipo estacionaria, asociada a una época o estación del año. Aunque normalmente pasa del mismo modo como apareció de manera natural, la depresión posnavideña puede llegar a ser muy grave, y si no se trata adecuadamente podría llegar a extenderse.

Síntomas de la depresión posnavideña

 

Christmas in CItylife, Milan (Lombardy, Italy): a sad girl selling decorations

 

Los síntomas de la depresión según los manuales diagnósticos son los siguientes:

–   Cansancio, apatía, desgana, pérdida de vitalidad.
–   Estado de ánimo o humor depresivo, de manera constante durante la mayor parte del día, y mantenido durante la mayoría de los días.
–   Irritabilidad extrema.
–   Pensamientos negativos, autoderrotistas…
–   Perdida de interés por actividades placenteras.

En el caso de la depresión posnavideña, además encontramos los siguientes síntomas:

–   Perdida de interés por las actividades cotidianas.
–   Sensación de nostalgia ante los recuerdos de los días pasados.
–   Dificultad para seguir el ritmo habitual.

Causas de la depresión posnavideña

¿Por qué me siento deprimido después de las fiestas navideñas? Más que una única causa podemos señalar un conjunto de factores que unidos dan lugar al fenómeno.

–  Comenzamos un nuevo año y con ello recordamos los propósitos que nos quedan por cumplir. Seguramente hace unos días durante las vacaciones veíamos todo con optimismo y los propósitos eran alcanzables pero ahora parece que no es tan fácil.

–   Han sido unos días de muchas emociones positivas como la alegría, la paz, el afecto, etc., reuniones, reencuentros, buenos deseos, ilusiones… y la vuelta a la vida normal supone un contraste con lo vivido en los últimos días.

–   A veces desarrollamos una especie de “resaca emocional” tras la felicidad, tensiones familiares, conflictos que no se sacan por no alterar las fiestas y reuniones, etc.

–   A menudo disfrutamos de unos días de vacaciones, de unos días para desconectar y la vuelta a la rutina puede suponer un duro golpe.

–   Es una época del año en la que las condiciones climatológicas invitan a la tristeza, días oscuros, de noches largas, de frío, etc.

–   Los gastos y excesos de las Navidades pueden suponer unos días para recuperarnos económicamente, de peso, etc.

¿Cómo podemos hacer frente a la depresión posnavideña?

Algunos efectivos consejos:

1.   Organíza tus propósitos. Recuerda que han de ser propósitos de año nuevo posibles que no supongan un reto imposible de cumplir.

2.   Aunque haya que apretarse el cinturón y hacer frente a los gastos puedes disfrutar. Puedes hacer reuniones más económicas en casa, actividades que no supongan un gran gasto, etc.

3.   Dedícate tiempo a ti mismo/a y a tus seres queridos.

4.    Analiza tus pensamientos y modifícalos por otros más realistas si realmente es necesario. Recuerda que no todo es tan malo, puede que en comparación con los días pasados, el día a día parezca poca cosa, pero recuerda lo bueno que tiene.

5.   Busca compañía y permítete ser activo. Un simple paseo al aire libre te ayudará con tu estado de ánimo.

6.   Si el malestar persiste o es demasiado intenso, lo aconsejable es consultar con un especialista.

Fuente: www.hacerfamilia.com.
Celia Rodríguez Ruiz.

12 consejos para regalar con criterio en Navidad

12-consejos-para-regalar-con-coherencia-en-Navidad

 

Se acerca la Navidad. Abriremos las puertas de nuestro hogar a unas fiestas en origen entrañables, familiares y trascendentes pero desvirtuadas actualmente por nuestras ansias de tener y acumular. ¿Acabarás estas Navidades sintiéndote vacío y con la sensación de no haberlas sabido aprovechar? ¿Con la habitación de tu hijo llena de juguetes que no sabes dónde guardar? ¿Con la satisfacción de tu hijo por haber conseguido ese fantástico juego de ordenador, brutal y cruel, que provocará un año más conflictos entre vosotros?

Lee el resto de esta entrada

Ideas de regalos educativos para niños

fotonoticia_20141218145348_800

 

El juego es el libro de texto de los niños. Toda su vida está centrada en la actividad lúdica ya que a través del juego los niños aprenden de manera más fácil. Un niño que no juega tiene una carencia impresionante, sobre todo afectiva. Hay que enseñarles a jugar porque no hay niños “malos”, hay niños aburridos. Debemos dedicar tiempo y esfuerzo para que nuestros hijos jueguen y aprendan al mismo tiempo, y para esto nos pueden ayudar muchísimo unas buenas ideas de regalos educativos para niños.

Lee el resto de esta entrada

El exceso de regalos en Navidad

El exceso de regalos en Navidad

Aunque a simple vista pueda carecer de importancia, este hecho tiene serios efectos en los niños. Muchos padres tienden a atender todos los caprichos de los niños y a regalarles todo lo que piden. Saber gestionar los regalos de Navidad les brindará múltiples beneficios.

Fuente: www.hacerfamilia.com

Juegos infantiles para una Navidad en familia

fotonoticia_20151214125816_800

 

Las fiestas de Navidad protagonizan el momento ideal para proponer juegos infantiles para vivir estas fiestas en familia. Es tiempo de compartir buenos momentos, de rodearnos de todos nuestros seres queridos. Debemos aprovechar cada segundo de lasvacaciones de Navidad para disfrutar en compañía de nuestros hijos y hacerles ver lo importante que es pasar la Navidad en familia.

Lee el resto de esta entrada

Los buenos propósitos de papá y mamá para el Año Nuevo

fotonoticia_20151215132138_800

 

Cuando llega la Navidad y el año termina, nos hacemos muchos nuevos propósitos para el Año Nuevo que está a punto de comenzar. La lista se puede prolongar hasta el infinito, pero entre los buenos propósitos hemos rescatado las prioridades, los más importantes. Dejar de fumar o ir al gimnasio son cosas que dependen solo de nuestra fuerza de voluntad, pero no son ni mucho menos los objetivos que a la larga resultan más complicados.

La Navidad es tiempo de reflexión y evaluación. Se nos ablanda el corazón al echar la vista atrás y comprobar lo rápido que han crecido nuestros hijos. ¿Por qué no nos proponemos entonces pasar más tiempo con ellos? Este año hemos elaborado una lista de propósitos de Navidad que quizá te hagan valorar un poquito más estas cosas y darte cuenta de que la vida es una y el trabajo se acaba sacando. Por eso, tenemos que cuidar nuestra salud y aprender a invertir el tiempo en los nuestros seres queridos, en nuestra familia durante el nuevo año.

Lee el resto de esta entrada

Tu primera Navidad como madre

fotonoticia_20151216124528_800

 

La primera Navidad de tu bebé es un acontecimiento muy especial tanto para ti como para el resto de tu familia. Un nuevo miembro acaba de llegar a casa, tu bebé, y tu hogar se convierte en el centro de atención de todas las miradas, de todas las llamadas, de todas las citas, de todas las fotografías… y te preguntarás, ¿cómo voy a sobrevivir a todo esto?

La paciencia y el sentido común para huir de los agobios serán las claves para disfrutar de tu primera Navidad como madre y convertirla en una experiencia única.
La magia de la primera Navidad como mamá

Con la llegada de cada hijo, cada Navidad se vive de una manera diferente, pero, sin lugar a duda, la primera Navidad como madre y como padres es la más especial. La ilusión de la Navidad se vive con especial intensidad gracias a la presencia de tu primer bebé, y surgen sentimientos de nerviosismo cuando se intentan cuadrar horarios y buscar tiempo para que no se nos escape ningún detalle a la hora de decorar la casa y organizar las fiestas navideñas.

Lee el resto de esta entrada

El exceso de regalos en Navidad



El exceso de regalos en Navidad

Aunque a simple vista pueda carecer de importancia, este hecho tiene serios efectos en los niños. Muchos padres tienden a atender todos los caprichos de los niños y a regalarles todo lo que piden. Saber gestionar los regalos de Navidad les brindará múltiples beneficios.

Fuente: www.hacerfamilia.com

Había una vez unos Reyes Magos que no traían regalos sino valores…

habia-una-vez-unos-reyes-magos-que-no-traian-regalos-sino-valores

“Me lo pido” y “me lo pido” y “esto también me lo pido”. Se piden todo lo que ven. Lo que es bonito. Lo que brilla. Lo que hace ruido. Lo que tienen los demás. Lo que les permitirá ser la envidia de sus amigos. Lo que creen que les hará ser y sentirse diferentes. Se piden lo que ven en la tele o en los catálogos. Lo que aparece estratégicamente colocado a su altura en las estanterías de los almacenes. Generalmente se piden todo en ocasiones normales pero en Navidad ya hay “barra libre”.

Cada año decimos lo mismo: este año regalaremos con más criterio”, “el año pasado tuvo demasiadas cosas”, “no hizo caso de la mitad de los regalos”, “le duraron dos días y los abandonó”…
Antes de empezar la fuerte presión de la campaña de ventas de Navidad, queremos recordaros que vuestros hijos no necesitan tantas sorpresas, ni tantas cosas, ni tantas novedades… Necesitan una persona que les haga reflexionar sobre la diferencia entre capricho y necesidad, que les diga con claridad supina que las cosas no se dejan de comprar porque sean caras sino porque no se necesitan o que antes de satisfacer nuestros caprichos deberíamos plantearnos si los demás tienen sus necesidades básicas cubiertas.

En el siglo XXI, con el caos social, económico y político que existe cerca y lejos de “nuestra casa” deberíamos disfrutar de la Navidad, por supuesto, con todos los extras que eso conlleva, pero sin olvidar que nuestros hijos viven en este mundo globalizado, donde no es coherente vivir a ciegas de cómo viven los demás. No se trata tampoco de amargarles las Navidades ni hacerles sufrir. Tan solo de abrirles un abanico de posibilidades a la hora de hacer la carta a los Reyes Magos en las que incluyan no solo un regalo simbólico para un niño menos afortunado que él sino una acción que tenga trascendencia cognitiva y emocional en él. Y para los demás.

Dos proyectos para pensar en “grande” en Navidad


  1. Te proponemos regalar a tu hijo un apadrinamiento. Es una forma de ayudar a un niño sin recursos económicos, en otra ciudad o país del mundo. Este apadrinamiento le permite, no solo comer cada día, recibir una educación y tener un futuro, para él y su familia. Para el niño apadrinado saber que existe al otro lado del mundo una persona que se preocupa por él es “media vida” pues su pobreza no es solo económica sino familiar y social también. Nosotros apadrinamos con Nuevos Pasos desde hace más de 15 años y por eso te recomendamos sin ninguna duda este proyecto.
  2. Otro proyecto interesante es ”Reyes Magos de verdad”, una página web montada por 7 amigas en su inicio que lanzaron un día un email a sus contactos para conseguir regalos a un centro de niños sin familia y que ahora llega a 5.000 niños y 800 ancianos.

Solidaridad e inteligencia


Si sabemos mirar y ver los detalles, si enseñamos a nuestros hijos a interpretar los indicios podemos encontrar gran cantidad de proyectos de ayuda cerca de nuestra casa. A veces, con los abuelos. Con nuestros amigos. Con la persona que ayuda en casa. Con un hermano. Con un vecino o con el dueño de la pequeña frutería de la esquina.
Ver lo invisible e interpretarlo nos hace a todos, no solo más humanos, sino también más inteligentes.

Fuente: www.solohijos.com
Elena Roger Gamir

Cómo vivir la Navidad en familia

fotonoticia_20141209142031_800

 

La Navidad es un momento para compartir en familia. En navidades, padres e hijos encuentran más tiempo para pasarlo juntos. Además de utilizar este tiempo para hacer planes, los padres pueden aprovecharlo para inculcar a sus hijos una serie de valores y para que su hijo estreche lazos con los familiares a los que normalmente no ve durante el resto del año.

Planes familiares en Navidad

También puedes aprovechar estos días de Navidad para inculcar una serie de hábitos culturales a tus  hijos.  Es importante que desde pequeños cojan afición por la lectura, pues arraigar esta costumbre cuando ya es mayor es mucho más difícil. Puedes buscar guías de literatura y lecturas infantiles que te ayuden en esta tarea.

En fechas tan especiales, puede ser una buena idea para aprovechar la tarde que acudas en familia a algún espectáculo público para niños, como el circo, el cine o el teatro, seleccionando antes las películas u obras que vayas a ver. Está demostrado que una buena película u obra de teatro desarrolla más la inteligencia y la riqueza lingüística que un videojuego. Tienes la suerte de que es precisamente en Navidad cuando más se disparan las ofertas de ocio familiar e infantil, así que lo tendrás fácil para elaborar un buen plan navideño al que pueda acudir toda la familia junta.

Consejos para una buena Navidad en familia

Estos son algunos de los consejos necesarios para lograr una buena Navidad en familia:

1.  Pasa tiempo con tu hijo. Tienes que procurar pasar bastantes horas con tus hijos en estas vacaciones. Puedes aprovechar las cabalgatas de Reyes Magos, belenes vivientes o lugares típicos navideños para conocerles mejor viendo cómo se desenvuelven y charlando con ellos con tranquilidad.

2.  Visita a tus parientes. La Navidad es un tiempo propicio para reforzar nuestros lazos familiares. Las visitas a los parientes, especialmente a aquellos de mayor edad, es una costumbre que ayuda a salir de uno mismo. Reserva ya algunos días para estas visitas.

3.  Organiza tu tiempo. Tendrás que tener claro el plan de cada día, organizándote y elaborando una agenda o calendario para que tus hijos aprovechen bien el tiempo. Si te organizas bien habrá tiempo para todo y no habrá ratos muertos e inútiles. También habrá sitio para la literatura y el cine infantil.

4.  Solidarízate. Puedes organizar con otras familias amigas una recogida de juguetes que tus hijos ya no utilizan para luego acudir a algún hospital infantil o residencia de huérfanos y alegrarles un poco la Navidad. Esto servirá de gran ayuda para educar en generosidad y solidaridad.

5.  Da buen ejemplo. Para educar en la fortaleza y la sobriedad lo primero es dar ejemplo. Tus compras y comidas han de ser templadas y demostrar con hechos que es posible ser feliz sin poseer tanto. Pude ser muy útil que nos tu hijo te acompañe n a hacer la compra, siempre y cuando sepan “quiénes son los Reyes Magos”.

6.  Enseña a tu hijo el valor de las cosas. Lo mejor para estas Navidades es que prestes atención a que tu hijo mire más a los demás que a él mismo para que vaya olvidándose de sus caprichos. Alguna vez habrá que premiar sus esfuerzos, quizá apuntando en un papel para que vayan ganándose la bicicleta o el juego que tanto desean a plazos. Poco a poco irán dándose cuenta de que hay cosas que hay que hacer aunque no haya un premio detrás, algo comprado o regalado, descubriendo que toda persona necesita de los demás y los demás necesitan de ella.

 

 

Fuente: www.hacerfamilia.com
María Lucea