Archivo de la categoría: Sin categoría

Cada una de las clases establecidas en una profesión, carrera o actividad. Condición social de unas personas respecto de las demás. Uno de los diferentes elementos de clasificación que suelen emplearse en las ciencias. En la lógica aristotélica, cada una de las diez nociones abstractas y generales, es decir, la sustancia, la cantidad, la cualidad, la relación, la acción, la pasión, el lugar, el tiempo, la situación y el hábito. En la crítica de Kant, cada una de las formas del entendimiento, es decir, la cantidad, la cualidad, la relación y la modalidad. En los sistemas panteísticos, cada uno de los conceptos puros o nociones a priori con valor trascendental al par lógico y ontológico.

Comunicarse con los adolescentes, ¿misión imposible?

Comunicación con adolescentes: misión imposible

Muchos padres están frustrados con el nivel de comunicación con sus hijos adolescentes. Se sienten distantes y confusos ante el comportamiento de sus hijos y piensan, ¿por qué no me da más que una palabra por repuesta – sí, no, no sé? ¿parece que si yo digo blanco, ella diga negro? ¿por qué siempre están de mal humor?

Los adolescentes, por razones de su desarrollo, siempre están buscando maneras de separase de la generación de sus padres. Puede ser con su estilo de vestir, su corte de pelo, su manera de hablar o su actitud. A veces, esta búsqueda puede molestar a los padres o crear problemas en la familia. Esto puede pasar cuando los adolescentes están probando ideas o acciones que son distintos o entran en conflicto con los valores y normas de la familia.

Obviamente, en esos casos, la comunicación con los adolescentes puede ser más difícil o parecer imposible. Pero, si los padres entienden más sobre el desarrollo del adolescente y conocen las razones por las que tienen un comportamiento que parece conflictivo, podrán adaptar su manera de hablar con el adolescente, aumentando el porcentaje del mensaje que el adolescente va a escuchar.

La perspectiva de los adolescentes

El problema principal de comunicación entre padres e hijos adolescentes es la diferente perspectiva entre ellos. Los adolescentes todavía están creciendo y cambiando. Tienen una experiencia vital limitada. En algunos casos, pueden tener opiniones sobre varios temas o maneras de vivir que han llamado su atención, pero no tienen ni idea de su funcionamiento o de su significado. Normalmente, su interés por determinados asuntos viene motivado más por cómo se sienten que por el significado. Normalmente, su interés por determinados asuntos viene motivado más por cómo se sienten que por el significado real de ese asunto en concreto.

Los adolescentes tienen una vida interior muy rica. Esta parte de su vida incluye lo que piensan sobre quiénes son, cómo se sienten con ellos mismos, y qué opinan de la relación que tienen con los que se rodean (familiares, amigos, integrantes de su entorno más cercano, etc.). Los temas intrapersonales giran en torno al diálogo interno que mantienen con sí mismos sobre cómo viven su vida y sobre sus deseos y pensamientos más íntimos.

Los adolescentes, a medida que van creciendo y se van haciendo más independientes, se sumergen cada vez más en relaciones que han establecido fuera de las fronteras de la familia. Y todo esto lo hacen con menos información de contexto, menos experiencia vital y más egocentrismo, debido a los procesos evolutivos normales que lleva aparejada la adolescencia. Esto implica que deciden lo que van a hacer de manera diferente de cómo lo harían sus padres.

Por lo tanto, los padres no deben comparar los actos de su hijo adolescente con lo que ellos habrían hecho si hubieran estado en la misma situación porque, sencillamente, no sería una comparación justa. En lugar de esto, después de ser testigos de la decisión que el adolescente ha tomado, deberían intentar comprender el comportamiento. Identificar las ideas y acciones más importantes, el significado que les ha dado el adolescente, la situación en la que se han presentado y el papel que han jugado los valores, objetivos, percepciones, ideas, sentimientos y reglas del adolescente en su toma de decisiones sobre dichas ideas y acciones.

Solo en ese momento los padres serán capaces de comprender los procesos mentales que le llevaron a actuar como lo hizo y le podrán orientar para que en un futuro tome decisiones más informadas. Más importante aún, este proceso permite a los padres ver cómo va madurando el adolescente y cómo va creciendo su conciencia de sí mismo y del mundo que le rodea.

Errores y malas decisiones en la adolescencia

El problema principal de comunicación entre padres e hijos adolescentes es la diferente perspectiva entre ellos. Los adolescentes todavía están creciendo y cambiando. Tienen una experiencia vital limitada. En algunos casos, pueden tener opiniones sobre varios temas o maneras de vivir que han llamado su atención, pero no tienen ni idea de su funcionamiento o de su significado. Normalmente, su interés por determinados asuntos viene motivado más por cómo se sienten que por el significado real de ese asunto en concreto.

Los adolescentes tienen una vida interior muy rica. Esta parte de su vida incluye lo que piensan sobre quiénes son, cómo se sienten con ellos mismos, y qué opinan de la relación que tienen con los que se rodean (familiares, amigos, integrantes de su entorno más cercano, etc.). Los temas intrapersonales giran en torno al diálogo interno que mantienen con sí mismos sobre cómo viven su vida y sobre sus deseos y pensamientos más íntimos.

Los adolescentes, a medida que van creciendo y se van haciendo más independientes, se sumergen cada vez más en relaciones que han establecido fuera de las fronteras de la familia. Y todo esto lo hacen con menos información de contexto, menos experiencia vital y más egocentrismo, debido a los procesos evolutivos normales que lleva aparejada la adolescencia. Esto implica que deciden lo que van a hacer de manera diferente de cómo lo harían sus padres.

Por lo tanto, los padres no deben comparar los actos de su hijo adolescente con lo que ellos habrían hecho si hubieran estado en la misma situación porque, sencillamente, no sería una comparación justa. En lugar de esto, después de ser testigos de la decisión que el adolescente ha tomado, deberían intentar comprender el comportamiento. Identificar las ideas y acciones más importantes, el significado que les ha dado el adolescente, la situación en la que se han presentado y el papel que han jugado los valores, objetivos, percepciones, ideas, sentimientos y reglas del adolescente en su toma de decisiones sobre dichas ideas y acciones.

Solo en ese momento los padres serán capaces de comprender los procesos mentales que le llevaron a actuar como lo hizo y le podrán orientar para que en un futuro tome decisiones más informadas. Más importante aún, este proceso permite a los padres ver cómo va madurando el adolescente y cómo va creciendo su conciencia de sí mismo y del mundo que le rodea.

Errores y malas decisiones en la adolescencia

Los adolescentes en ocasiones cometerán errores y tomarán malas decisiones. Esto es algo que cabe esperar y que forma parte del proceso. A medida que vayan madurando y pasen más tiempo lejos de nosotros, su toma de decisiones les llevará de vez en cuando por el mal camino. En este sentido, es fundamental que los padres desarrollen una tolerancia saludable ante las decisiones que tomen sus hijos adolescentes, pues esto les permitirá aprender a guiarse a sí mismos.

Evidentemente, si el adolescente u otra persona van a sufrir algún tipo de daño o si el adolescente está haciendo algo que se aleja mucho de las normas y los valores de la familia, en ese caso los padres deben intervenir y darle un leve codazo para que rectifique. El proceso de exploración que tiene lugar en la adolescencia no puede conllevar hacerse daño a sí mismo o al prójimo ni tampoco provocar un cisma familiar. Sin embargo, si el adolescente no se está haciendo daño a sí mismo, al prójimo, ni está provocando un cisma familiar, los padres pueden dejar que su hijo adolescente tire un poco de la cuerda para que encuentre su propio camino.

La advertencia que hay que hacer ante esta postura, cuando no haya de por medio ninguna actividad peligrosa, nociva o que ponga en peligro la vida de nadie, es que se debe permitir que el adolescente sufra las consecuencias naturales de sus actos. Sin recate posible. Vivir en primera persona las consecuencias naturales de una mala decisión les permite a los adolescentes aprender de sus errores de una manera real y personal y además les da la oportunidad de idear soluciones, de pedir perdón o de comprender las implicaciones directas que tiene una conducta negligente o inadecuada.

Cuando los adolescentes sufren las consecuencias naturales de sus decisiones y acciones, ganan mucha experiencia vital y esta experiencia ayuda a la comunicación entre los padres y sus hijos adolescentes. Por un lado, los adolescentes pueden entender las opiniones de sus padres mejor porque tienen más experiencia y pueden notar que las consecuencias que los padres anticiparon se han cumplido.

A su vez los padres pueden entender mejor el desarrollo interno de su hijo observando tanto el proceso de toma de decisiones como la repuesta de su hijo a las consecuencias. Esta información puede ayudar a los padres mucho a adaptar su mensaje durante la comunicación con su hijo.

Deanna Marie Mason, experta en educación y salud familiar. Autora del blog Dr. Deanna Marie Mason. Un enfoque educativo sobre la adaptación

Leer mas: http://www.hacerfamilia.com/adolescentes/comunicacion-adolescentes-comunicacion-familia-dialogo-20170704150820.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Anuncios

“Ahora es mi turno. Te toca a ti esperar”

 

Enseñarles a respetar tus necesidades es tan importante como satisfacer las suyas.

Quererles no significa que tú desaparezcas. Ellos no pueden crecer creyendo que son el centro del mundo, del suyo y el nuestro. Son muy importantes para nosotros pero su vida no anula la nuestra.
Como padres también tenemos unas necesidades que ellos, igual que nosotros hacemos con las suyas, tienen que respetar.
Por eso, no te sientas culpable cuando estás dedicando un tiempo a ti mismo. Tienes y debes tener un tiempo para ti y debes exigírselo a tu hijo. No creas que estás siendo egoísta. Le estas enseñando a respetarte y eso le enseña también a respetarse a sí mismo.
Cuando necesites ese tiempo, dile algo parecido a esto: “Yo te quiero y me encanta estar contigo peroahora es mi turno. Es mi momento y te toca a ti esperar ”. Adapta el mensaje en función de la edad madurativa de tu hijo.

 

Elena Roger Gamir
Pedagoga – Solohijos.com

http://www.solohijos.com/web/ahora-es-mi-turno-te-toca-a-ti-esperar/

¡La inteligencia se puede enseñar!

Reuven Feuerstein, fundador de la teoría de la Modificabilidad Cognitiva Estructural afirma que la inteligencia no es una característica genética, que no pueda cambiar.
Basada en la teoría de la plasticidad cerebral, este pedagogo afirma que todos los seres vivos, tengan la edad que tengan, sean cuales sean sus circunstancias o tengan los problemas que tengan pueden ser modificados.

Los genes cuentan y suponen algunos límites en determinadas habilidades pero no determinan. Nuestros hijos, si reciben los estímulos y la motivación adecuada, pueden llegar a conseguir unos niveles de competencia y éxito muy superiores a nuestras expectativas. ¡Incluso a las suyas propias!

http://www.solohijos.com/web/la-inteligencia-se-puede-ensenar/

Juegos inteligentes para un verano con niños

Juegos inteligentes para el verano

“Mamá, me aburro”. Es la frase del verano y a los padres nos saca de quicio. Sin embargo, el aburrimiento puede ser una oportunidad para rentabilizar la creatividad de nuestros hijos y, al mismo tiempo, fomentar su desarrollo cognitivo invitándoles a jugar a juegos inteligentes, una actividad práctica y productiva que puede ser la sensación del verano de los niños. Un amplio número de estudios realizados en una larga lista de países, así como la Asociación Americana de Pediatría, apoy …

Maite Balda Aspiazu. Psicóloga y máster en Neurociencias Cognitivas
Leer mas: http://www.hacerfamilia.com/ninos/juegos-inteligentes-verano-ninos-jugar-verano-20170612121016.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Retrasa las recompensas

“El autocontrol infantil, ser capaz de aplazar la recompensa, ha demostrado ser un predictor del éxito financiero más fuerte que el CI (Coeficiente Intelectual) o la clase social de la familia”
Daniel Goleman

No es tan definitivo tener un buen CI. Es más importante para el éxito ser autoresponsable  y tener autocontrol porque un niño responsable es un niño que sabe sopesar las consecuencias, por ende sabe automotivarse y autoexigirse y poner los medios necesarios para conseguir su objetivo, a  pesar de no tener un coeficiente deslumbrante.

Enséñale a aplazar la recompensa. Le estarás enseñando autocontrol. Le estarás dando una herramienta de éxito.

http://www.solohijos.com/web/retrasa-las-recompensas/

¿La comunicación que funciona? ¡La que comprende miradas!

“Quién no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación!
Proverbio árabe

Ni larga ni corta. En la comunicación con nuestros hijos, las palabras son importantes. ¡Importantísimas! Pero siempre después de una mirada de aceptación. Después de un silencio que da oportunidad. Después de un espacio en el tiempo en el que hemos tratado de entender qué motivos ha tenido para hacer lo que ha hecho y cómo se siente. Después de comprender por qué sus ojos nos miran con miedo o con tristeza. O con un llanto contenido que nuestro hijo trata de esconder.
Las palabras llegan cuando nosotros ya hemos salido de su corazón, después de explorarlo. Entonces seguro que son las justas y las oportunas.

Elena Roger Gamir
Pedagoga – Solohijos

http://www.solohijos.com/web/la-comunicacion-que-funciona-la-que-le-comprende-miradas/

Los suspensos, ¿una tragedia para los padres?

Los suspensos, una tragedia para los padres

5 consejos para ayudar a tu hijo a superar los suspensos

Al reforzar los aspectos positivos, tu hijo se esforzará cada vez más en ofrecerte lo que refuerzas.

1. Elogia los esfuerzos, no las capacidades. Decir: “Hijo mío, qué listo eres”, sólo sirve para alimentar la vanidad. Sin embargo, decir: “Estoy muy contento de ver cómo has estudiado esta tarde”, invita a seguir esforzándose.

2. Que se sienta comprendido. Comprender no significa que haya que justificar. Cuando le comprendas sentirás paz en tu interior y eso será lo que le transmitirás. Sólo desde la paz y la confianza se avanza seguro hacia el éxito.

3. Lucha con tu hijo, no en contra de él. Hazte su aliado, dile que lo superaréis juntos. Tu actitud de desafío debes dirigirla contra las causas y no contra las personas que sufren las consecuencias.

4. Actúa para lograr el éxito, no para evitar el fracaso. Cuando te esfuerzas por defender lo que quieres, te mueves por la esperanza y el amor, pero cuando centras tus esfuerzos en evitar el fracaso, te mueves por el miedo y la ansiedad. El miedo debilita pero el amor te fortalece.

5. Evita estresarte. Unos padres estresados solo refuerzan en el hijo la idea de que estudiar es un castigo. Un buen comienzo es reconciliarle con el sentido que tiene el estudio.

Aunque la voluntad es importante, lo que más mueve a las personas es su visión interior. A fuerza de brazos se puede avanzar un poco, pero todo acaba por abrumar. Con la fuerza de la convicción, uno adquiere confianza en sí mismo y el sentimiento de poder permite superar los obstáculos que antes parecían imposibles.

Hay que ser realista y pedir a cada hijo que aspire a las notas a las que puede llegar según sus capacidades.

Ana Aznar
Asesoramiento: Dr. Luis Manuel Martínez. Centro Universitario Villanueva

Leer más: http://www.hacerfamilia.com/familia/suspensos-tragedia-padres-20170630095851.html

 

 

Cómo ayudar a tu hijo a que consiga sus objetivos

15 preguntas infalibles para ayudar a tu hijo a tomar la mejor decisión.

¿Cómo no te va a obedecer si le amenazas con castigarle? ¿Qué niño se atreverá a desobedecer si cree que va a fallar, a perder el cariño de sus padres o les va a decepcionar? ¿Tiene más opciones?

Para que tu hijo ejerza su libertad con las máximas garantía de éxito lo que debes hacer no es evitarle que cometa errores, ni siquiera avisarle de lo que puede ocurrir, sino hacerle preguntas para que defina objetivos, se trace un plan y prevea resultados.

¿Cada vez que quiera tomar una decisión?

¡Sí! ¡Cada vez!
Aunque a ti te parezca insustancial esa pequeña toma de decisión, el entrenamiento le reporta un aprendizaje que podrá generalizar en situaciones de mayor complejidad y responsabilidad.

De esta manera, sopesando alternativas y asumiendo consecuencias, tu hijo desarrollará un pensamiento autocrítico. Dejará de buscar excusas en los demás y aceptará su parte de responsabilidad en los éxitos y en los fracasos, aprendiendo a superar frustraciones.

Para ello, solo hay un secreto: ninguna explicación, solo preguntas.

Elena Roger Gamir
Pedagoga – Solohijos

10 claves para fomentar la lectura en tus hijos

10 Claves Para Fomentar La Lectura

10 claves para fomentar la lectura en tus hijos

Para desarrollar el interés de los niños por la lectura y ayudar a revertir esta situación, el equipo de pedagogos del colegio Brains International School ofrece un decálogo de consejos para inculcar y fomentar el gusto por la lectura también en casa.

1.   Libertad de elección. El niño tiene capacidad crítica y se le debe dejar que él mismo seleccione los libros que quiere leer. La imposición es un mal camino para fomentar la lectura. Es aconsejable que los padres propongan a sus hijo …

2.   No imponer la lectura. En este aspecto hay que ser asertivo y jugar con la recompensa para incentivar la lectura. Obligar al niño a leer un tiempo determinado cada día solo propiciará que el niño aborrezca la lectura y no la contemple como un pasatiempo o hobby.

3.   Entender la lectura como un juego. Una gran dificultad a la hora de fomentar la lectura ha sido que los libros siempre han estado relacionados con el mundo académico. Enseñar la cara amable y lúdica de los libros y dejar que el niño acceda al mundo de la lectura por su propio pie es la mejor manera de favorecer su inquietud por la misma. Leer debe ser un acto placentero.

4.   Leer en espacios creativos. Resulta aconsejable dejar de lado el escritorio de habitación y buscar lugares que alimenten la imaginación. Las bibliotecas son un espacio idóneo para leer, estudiar, pero no nos podemos olvidar de que los parques y otros espacios abiertos también son perfectos para disfrutar de un libro, siempre mejor en compañía de los padres.

5.   Establecer una rutina diaria. Buscar un espacio y un tiempo diario para que el niño lo dedique a la lectura, como por ejemplo, antes de ir a dormir o justo después de la merienda. Crear un hábito y hacer que el niño ligue ese tiempo al disfrute es la mejor manera de potenciar la lectura.

6.   Abrir las puertas a la lectura digital. La lectura y el mundo digital están cada día más y más ligados, con la llegada de las tablets y los móviles llegaron los libros interactivos en los que el niño construye su propia historia. Hay que tratar de adecuarse a las nuevas tecnologías y considerar que el papel y la tinta electrónica son capaces de convivir perfectamente.

7.   Fomentar el disfrute. La lectura puede ser vista como una manera de disfrutar y se tiene que desterrar la idea extendida de que la lectura es una forma de ocio solitaria. Hacer excursiones al campo para leer, ir al parque o aprovechar los domingos por la mañana para leer todos juntos en el sofá son pequeños gestos que tanto grandes como pequeños disfrutarán y que nos ayudarán a fomentar la lectura en casa.
8.   Interesarse por su lectura. La mejor manera involucrarnos en las lecturas de nuestros hijos es interesarse proactivamente por los títulos, personajes y géneros favoritos de los mismos. Interesándonos por sus lecturas alentamos a nuestro hijo a continuar leyendo y a sentirse apreciado.

9.  Impulsar su imaginación animándole a escribir sus propias historias. Con la lectura la imaginación se dispara y la mejor forma de dar salida a esta creatividad es promoviendo que el niño se siente a escribir. Además, con este tipo de actividades, los niños mejoran otros aspectos como la creatividad, la gramática y la ortografía, haciendo de su aprendizaje algo didáctico e interactivo.

10.   Predicar con el ejemplo. El ejemplo es la mejor manera de promover la lectura de los más pequeños. Los niños buscan ejemplos en los que fijarse y los primeros modelos a seguir se encuentran en casa, no sólo en los padres, sino también en los demás miembros de la familia.

Sergio Díez. Experto en Animación a la lectura y Bibliotecario en Brains International Schools

Tu hijo habla otro idioma

¿Cómo consigue un padre enfadarse sin herir a su hijo y, además, haciéndole reflexionar sobre su conducta?

Utiliza estas dos cortas frases para ayudarte a controlar tu estado emocional y a comunicarte eficazmente, a pesar de estar enfadado con tu hijo.

  • Describe la conducta: “Cuando haces o dices…”
  • Describe tus sentimientos: “Me siento…”

Aquí tienes unos ejemplos:

  • Cuando te despierto por la mañana y no te levantas, me enfado; eso hace que ninguno de los dos llegue a tiempo a su trabajo
  • Cuando me hablas sin respeto, me siento triste y desanimado. 
  • Cuando entro en tu cuarto y lo encuentro desordenado, me enfado y me pongo nervioso.

Aquí no hay juicios de valor. Por lo tanto, tu hijo no se siente atacado y su reacción no es necesariamente de defensa. Al hablar de sentimientos, conectas con los suyos y él con los tuyos, lo que asegura hablar “en el mismo idioma”.

Primero utiliza el lenguaje de los sentimientos. Después podrás hablar de argumentos racionales con él.
Un buen recurso en recurrir a la descripción del problema.