Tu hijo habla otro idioma

¿Cómo consigue un padre enfadarse sin herir a su hijo y, además, haciéndole reflexionar sobre su conducta?

Utiliza estas dos cortas frases para ayudarte a controlar tu estado emocional y a comunicarte eficazmente, a pesar de estar enfadado con tu hijo.

  • Describe la conducta: “Cuando haces o dices…”
  • Describe tus sentimientos: “Me siento…”

Aquí tienes unos ejemplos:

  • Cuando te despierto por la mañana y no te levantas, me enfado; eso hace que ninguno de los dos llegue a tiempo a su trabajo
  • Cuando me hablas sin respeto, me siento triste y desanimado. 
  • Cuando entro en tu cuarto y lo encuentro desordenado, me enfado y me pongo nervioso.

Aquí no hay juicios de valor. Por lo tanto, tu hijo no se siente atacado y su reacción no es necesariamente de defensa. Al hablar de sentimientos, conectas con los suyos y él con los tuyos, lo que asegura hablar “en el mismo idioma”.

Primero utiliza el lenguaje de los sentimientos. Después podrás hablar de argumentos racionales con él.
Un buen recurso en recurrir a la descripción del problema.

Anuncios

Publicado el 30 junio, 2017 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: