El boletín de notas: así nos informa el colegio

El boletín de notas
Foto: ISTOCK Ampliar foto

El día de entrega del boletín de notas es uno de los acontecimientos esperados con más impaciencia por muchos estudiantes. Su interés, con frecuencia, guarda relación con la valoración que dan los padres a esta información del colegio. El grado de sorpresa, para los padres, depende del seguimiento diario de la marcha colegial y, en el caso de alumnos mayores, de la sinceridad de estos a la hora de transmitir el día a día.

El boletín de notas pueden tener una gran variedad de formas, en función de las edades, estilo del colegio y criterios del equipo educador. Algunos evalúan objetivos. En este caso, dentro del área de lengua de 5º de Primaria, por ejemplo, cabría observar al menos los siguientes rasgos: utilización correcta de normas ortográficas (b, v, g, j…), velocidad y calidad lectora, comprensión oral, caligrafía, redacción, conocimientos conceptuales (verbo y formas verbales, adjetivo…), trabajo de casa, situación de su cuaderno si lo tienen…

Para aquellos padres y madres que siguen muy de cerca las calificaciones de su hijo o hija, esta información puede ser de gran utilidad; desde luego es mucho más completa que un simple: “progresa adecuadamente” o “alcanza los objetivos”. No está de más, de todas formas, incluir una calificación -numérica o no- que permita una rápida valoración del conjunto.

La evaluación formativa del boletín de notas

Puestos a pedir, no nos basta con que nos digan que Ana lee regular o que tiene dificultades en operatoria; tanto o más que eso nos interesa que nos digan qué medios debe poner y si la evolución desde el último informe es favorable o desfavorable. No basta una evaluación que nos dé resultados, es preciso que además evalúe procesos y nos permita a los padres, alumno y profesores tomar las medidas necesarias para corregir a tiempo lo que no era óptimo.

Trabajo para casa: cuando llega el boletín de notas

Las notas vale la pena trabajarlas en casa si previamente han sido concienzudamente elaboradas en el colegio; si realmente es una valoración correcta del trabajo desarrollado por el hijo o hija en ese periodo. Si no es así, quizá debamos hacer más caso a la valoración global. Quiere esto decir que si los positivos o negativos en la actitud de cada asignatura no son muy fiables, tal vez valga más la pena observar el conjunto de positivos o negativos. Cuando a un alumno o alumna en casi todas las áreas le dan una valoración negativa en trabajo de casa, el mensaje deja poco lugar a dudas.

Es importante ver los datos en su contexto y nadie mejor que el profesor-tutor, como vimos el mes pasado, para la correcta interpretación. Unos padres excesivamente puntillosos pueden sacar las cosas de quicio.

La entrega del boletín de notas

A veces, la llegada de las notas coincide con una explosión de alegría o de enfado. Los alumnos mayores prefieren que las notas, si son malas, lleguen a comienzo de semana pues así es posible que el efecto se pase antes del siguiente fin de semana. Todavía es peor si piden la complicidad de la madre para retrasar la entrega del boletín de notas. No sé si peor por la actuación materna o por la desproporcionada reacción que se espera en el padre.

Vale la pena dedicar unos minutos a recordar cómo son nuestras reacciones ante las posibles calificaciones así como a valorar si las decisiones consiguientes están dictadas por la lógica o por la reacción temperamental. También puede ser un buen momento para pensar qué recordamos de los boletines anteriores. Decir que lo que más nos importa son las actitudes, el comportamiento, la personalidad, etc. y luego hacer hincapié sólo en las calificaciones de las asignaturas es poco coherente. Decir que todas las asignaturas son importantes y luego fijarse sólo en idiomas y matemáticas es poco educativo.

El informe del colegio tiene la cualidad de ser un informe externo a la familia y bastante objetivable, pero no debe ser más que un elemento indicativo. Con las mismas notas, las reacciones familiares son muy distintas, no sólo porque los alumnos son distintos sino porque según los hogares se valora una cosa u otra, se reacciona de un modo u otro…

Lo realmente importante es que tanto si son buenas como malas notas, esa información nos ayude a educar mejor y nuestras decisiones a la luz de las calificaciones sean coherentes con el estilo educativo con el que procuramos actuar.

Planes de acción: los resultados de los boletines de notas

Los resultados escolares dan pie a muchos planes de acción hasta la siguiente información del colegio. Como la información que ofrecen los colegios generalmente coincide con las evaluaciones, convendrá ajustar el tiempo de cada plan a este periodo; sin embargo, deberán hacerse planes intermedios renovando las metas y la motivación con la frecuencia que sea necesaria.

Cuatro preguntas sobre los boletines de notas

1.- ¿Qué información debe contener un boletín? Sin duda, de una manera o de otra, debe reflejar las calificaciones académicas de áreas o asignaturas así como toda la información que, por ser de valor para los padres, puede reflejarse en un boletín: puntualidad, conducta, compañerismo, laboriosidad, etc.

2.- ¿Cómo ha de ser la información de un boletín de notas? Veraz, completa, puntual, clara. No por contener más información un boletín es mejor. Un exceso de datos, reflejados de modo confuso, conduce únicamente a una peor comunicación. Un informe del colegio debe reflejar del mejor modo posible la situación actual del alumno. Esta información debe reflejar todas las facetas evaluables y debe enviarse a tiempo para que puedan ponerse los medios oportunos para mejorar los siguientes resultados.

3.- ¿Qué refleja ese informe del colegio? Un informe es el resultado de un periodo de trabajo, incluso en el caso de que las calificaciones se hayan puesto por los resultados de unos exámenes recientes.

4.- ¿Debemos comentar el boletín entre padres y profesores? Vale la pena que a los pocos días de la llegada de las calificaciones, el padre, la madre o los dos tengan una conversación con el hijo o la hija. En esa conversación, permeable a los nuevos datos por ambas partes, se debe comentar lo más significativo del informe y quizá anotar al dorso las metas contempladas hasta el siguiente boletín.

fuente:
hacerfamilia
José Manuel Mañu.
Director de Formación del Colegio Gaztelueta

Anuncios

Publicado el 4 febrero, 2017 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: