La educación sexual, a examen

La educación sexual en el colegio
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La educación sexual que reciben los adolescentes se reduce, en muchas ocasiones, a explicar cómo evitar embarazados no deseados y cómo prevenir enfermedades de transmisión sexual. Y se señala el preservativo como el gran medio para reducir estos riesgos. ¿Es correcta y completa la educación sexual recibida en el último tramo de la Educación Obligatoria?

Actualmente, las estadísticas confirman que junto al aumento de la utilización de preservativos, asistimos también al aumento de enfermedades de transmisión sexual, al adelanto en la edad de inicio de relaciones sexuales y al aumento de embarazos en adolescentes. Por tanto, no es de extrañar que exista entre las autoridades políticas, médicos y educadores un amplio consenso en señalar que la actividad sexual en la adolescencia es preocupante.

En España, la cifra de embarazos en menores de 18 años duplica a la que se registraba hace una década. Un análisis publicado en el British Medical Journal concluye que la educación sexual que se ha impartido desde 1970, no ha conseguido ninguno de sus objetivos.

¿Qué está fallando en la Educación sexual?

Las causas de la alta incidencia de comportamientos sexuales no saludables, como el último “juego del muelle”, pueden ser variadas. Sin embargo, no parece que el problema se deba a una escasez de información sobre la sexualidad. Un estudio indica que la mayoría de las adolescentes que quedan embarazadas habían acudido en el año anterior a los servicios sanitarios para recibir información sobre anticonceptivos. También es más frecuente, entre las adolescentes que abortan, haber recibido con anterioridad la píldora post-coital.

En el Reino Unido -país con la tasa de embarazos en adolescentes más alta de Europa- se difunden con gran publicidad los anticonceptivos. En los países en vía de desarrollo, que parece que hay más problemas con el SIDA, es precisamente en donde mejor ha llegado el mensaje del preservativo.

Es posible que el exceso de información indiscriminada y la escasez de formación en habilidades sociales, puedan haber favorecido algunos de los problemas de salud sexual que se pretendían evitar.

Libros de texto en la ESO sobre educación sexual

Esta etapa educativa debe ofrecer una respuesta educativa unitaria acorde con el grado de desarrollo y las características psicológicas de los alumnos. ¿Qué enseñan los libros de texto? Los libros de texto aportan una visión parcial de la sexualidad humana y pueden favorecer conductas de riesgo.

Los manuales escolares, actualmente presentes en el mercado, no constituyen un referente suficiente ni un recurso óptimo para la educación de la afectividad y la sexualidad en la adolescencia. Es necesaria la información de primera mano que debe proporcionar la familia, en primera instancia, y el profesor.

Es especialmente importante, desde el punto de vista de la Salud Pública, desarrollar contenidos que permitan al alumno adquirir habilidades sociales que le ayuden a tomar decisiones más libres e informadas encaminadas a retrasar el inicio de las relaciones sexuales.

La educación sexual en casa y en el colegio: ideas para pensar

1.  ¿Tiene tu hijo dudas sobre cuándo comienza la vida humana? Hay vídeos muy explicativos cuyas imágenes aclaran perfectamente cómo se produce la fecundación y cómo es el nuevo organismo resultante. Verlos en casa juntos en familia y comentarlos es esencial para la formación de los hijos.

2.  Tu hijo necesita argumentos claros y razones prácticas para decir que “no” a las relaciones sexuales prematuras, al igual que dice que no a la droga o al alcohol. Aclara con él esos argumentos, piensa con él los modos y maneras de cómo decir que no a un chico o una chica que le propone sexo, (o incluso al novio o a la novia) y como defender sus posturas sin que se sienta “bicho raro”. Recuérdale que la sexualidad está ligada a la madurez personal y no solo a la biológica.

3.  Esos mismos argumentos los tendría que defender también en clase, en el caso de que los libros de texto o el profesor enfoquen la sexualidad de un modo distinto a sus convicciones. Pero es verdad que a estas edades no quieren ser tachados de “retro”. Ayúdale a adquirir esa seguridad, con sentido del humor. Las personas que defienden sus posturas, respetando las de otros, a la larga son admiradas por su coherencia.

4. Adelántate a lo que va a estudiar tu hijo. Si está en 2º o 3º de la ESO, mira antes el capítulo del libro de texto que habla de la reproducción y de la sexualidad. Luego, lee el capítulo con él antes que lo estudie en el colegio. Vuestro enfoque debe adelantarse siempre al que reciba en el aula.

Ignacio Gómara Urdiain, Licenciado en Biológicas Medicina Preventiva y Salud Pública. Facultad de Medicina, Universidad de Navarra

Jokin de Irala, Doctor en Medicina, Doctor en Salud Pública. Profesor Titular de Universidad Medicina Preventiva y Salud Pública. Universidad de Navarra

fuente:
hacerfamilia.com

Anuncios

Publicado el 17 enero, 2017 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: