Cómo salir de casa por las mañanas… ¡sin llegar tarde!

Como-salir-de-casa-por-las-manyanas-sin-llegar-tarde

Me considero una persona capaz: me defiendo en mi trabajo, llevo bastante al día los quehaceres domésticos, formo parte de diversas asociaciones del barrio y por lo general me definen como una persona dispuesta… ¿Cómo es posible entonces que todas las mañana sin excepción me colapse y no consiga salir de casa sin estar al borde de un ataque de nervios? Cuanta más prisa doy a mis hijos, más lentos funcionan. ¿Lo harán adrede? ¿Por qué se empeñan en amargarme las mañanas? ¿Habrá algún truco que no he sabido aplicar?

Los psicólogos han descubierto algo que logrará tranquilizar a más de un padre: la velocidad del movimiento de los niños es inversamente proporcional al tiempo que disponemos los adultos. En otras palabras, cuanto menos tiempo tengamos nosotros, más tardará nuestro hijo en estar a punto. Así que si no logramos salir de casa tranquilamente por las mañanas no debemos maltratarnos en exceso pensando que no somos capaces. Se trata de una especie de “ley matutina” que se cumple casi siempre y que tiene algunas variantes curiosas:

– El efecto que tienen nuestras palabras de apremio, tales como “date prisa” o “vamos a llegar tarde“, sobre la velocidad del niño es precisamente el opuesto al esperado, es decir, sólo conseguiremos que vayan todavía más lentos.

– Cuanto mayores sean la importancia y la necesidad que tengamos en llegar a una hora a algún sitio, menor será la probabilidad de que nuestro hijo esté listo a tiempo.

Bromas aparte, la culpa de este fenómeno de ralentización la tiene casi exclusivamente el estrés. ¿Quién de nosotros es capaz de funcionar bien en situaciones de mucho estrés? Una reacción que acostumbra a tener mucha gente ante el estrés es funcionar de forma más lenta para rehuir el encuentro con el problema. Por tanto, cuanto más estresados estemos nosotros por marcharnos, más despacio funcionará nuestro hijo, más nerviosos nos pondremos nosotros, más despacio aún responderá él y así hasta que lleguemos todos al borde del ataque de nervios, salgamos de casa echando chispas y no nos repongamos, con suerte, hasta media mañana. Total, un desgaste de energía y un acopio de mal humor que resulta fácil evitar.

La solución a este problema sólo puede ser una: reajustar los horarios para que podamos hacer las cosas con un poco más de tranquilidad. Debemos ser realistas y ser conscientes de nuestras posibilidades. Si una hora por la mañana no nos da ni para sacar a nuestros hijos en pijama de casa, tendremos que replantearnos la situación. Y si darles prisa, gritarles y amenazarles no nos da los resultados que deseamos, tendremos que cambiar de táctica. Por ejemplo, podemos hacer que nuestros hijos se vayan a dormir un poco antes para que así puedan levantarse media hora antes. Esa media hora quizás pueda ahorrarnos mañanas de gritos, mal humor, comentarios injustos y días de llegar tarde a todas partes. De la misma manera podemos analizar qué otros ajustes podemos hacer en el horario o en nuestras actividades para dejar libre más tiempo por las mañanas: quizás dejar preparados los bocadillos en el congelador, bañar a nuestros hijos por la noche, levantarnos nosotros un poco antes para luego ayudarles a ellos, etc.

Estas medidas son una inversión a largo plazo. El estrés sólo provoca estrés, y vivir todas las mañanas de los días laborables con nerviosismo y prisas no es bueno en absoluto ni para nosotros ni para nuestros hijos. La verdad es que si continuamente vivimos unas mañanas plagadas de peleas, podemos llegar a tener problemas domésticos y de relación entre nosotros. Y en cuanto a la educación de nuestro hijo y a su correcto desarrollo, es tan importante que duerma correctamente como que se despierte tranquilamente y sin sobresaltos. Despertarlo de golpe y con prisas lo predispone a pasar un mal día, nervioso, cansado, irritable e incluso angustiado. Pensemos que los niños (también los adultos, aunque ya nos hemos acostumbrado a no hacerlo) necesitan un poco más de tiempo para pasar del estar dormido al estar despierto.

También podemos utilizar otras estrategias compensatorias, como elogiar a nuestros hijos cuando muestren una conducta consecuente con el hecho de estar listos, prepararles su “bocata” favorito si esa mañana en especial deben correr un poco más y ellos se esfuerzan, o disfrutar todos juntos de un gran almuerzo familiar en pijama los fines de semana.

Comprobemos que nuestro hijo no esté haciendo el remolón por las mañanas para llamar nuestra atención. Si por mucho tiempo que le damos para que se levante tranquilo, no vemos que él cambie su forma de comportarse y se sigue quedando en la cama esperando que entremos continuamente en su cuarto para avisarle que ya es la hora, seguramente lo está haciendo para llamar nuestra atención. Si sospechamos que éste puede ser el caso de nuestro hijo, comprobemos que pasamos suficiente tiempo con él y que le estamos dando la atención que él necesita. Si no es así, deberemos buscar momentos y/o actividades para compartir con nuestro hijo y evitar que desee nuestra atención “precisamente” a esa hora del día en que no podemos prestársela incondicionalmente.

Fuente: www.solohijos.com
Itziar Franco Ortiz

Anuncios

Publicado el 5 noviembre, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: