Instagram y jóvenes: 5 respuestas para padres

Instagram es una red social u aplicación que sirve para publicar fotos, la mayoría de las veces editadas con diferentes filtros. Se trata de una aplicación móvil cada vez más popular, especialmente entre los jóvenes, que la usan constantemente, lo que genera dudas en los padres. ¿Qué riesgos tiene? ¿Cómo protejo a mis hijos? Las preguntas de los padres ya tienen respuesta.

Tal y como explica la Guía para Padres sobre el Uso de Instagram, publicada por Connect Safely y la asociación Protégeles, Instagram es una más de las muchas aplicaciones que utilizan los adolescentes para relacionarse entre ellos como extensión de las relaciones sociales que se desarrollan en el mundo real.

Su principal función es que los adolescentes estén en contacto continuamente, por lo que desde esta asociación aseguran que prohibir el uso de redes sociales puede ser contraproducente, ya que quizá el resto de adolescentes marginen a tu hijo. Por ello, es mejor aprender a usar bien las nuevas tecnologías para evitar los peligros de Interneten la medida de lo posible.

Cinco dudas sobre Instagram, y sus respuestas

¿Qué atrae a los adolescentes de Instagram?

A los padres nos puede llamar la atención que una aplicación tan simple tenga tantos adeptos, pero lo cierto es que es así y que la popularidad de Instagram va en aumento,especialmente entre adolescentes que incluso lo usan como medio de conversación.

A los jóvenes lo que más les atrae de esta aplicación móvil es el contenido multimedia y, especialmente, el poder compartirlo con los amigos, algo que Instagram ofrece de un modo muy intuitivo. Los comentarios, además, “forman parte de un entramado de conversaciones en distintos medios”, explican en la guía, en la que aseguran que esos comentarios son una forma más de relacionarse, al igual que dar a “me gusta” en Facebook o compartir enlaces en Twittter.

¿Cuál es la edad mínima para tener una cuenta en Instagram?

Según las condiciones generales de Instagram, la edad mínima para usar Instagram se sitúa en los 14 años, pero como en el proceso de crear una cuenta no se preguntan los años del usuario, en ocasiones niños más pequeños acceden a esta red social. Eso sí, si se avisa a Instagram de un usuario menor de esa edad, le borrarán la cuenta. Aun así, esto pone de relevancia que la seguridad en Instagram depende más de su buena utilización que de la edad a la que se cree una cuenta.

¿Instagram tiene riesgos?

Como ocurre con otras muchas cosas y, especialmente, con las redes sociales, Instagram por sí mismo no es peligroso, pero sí entraña ciertos riesgos vinculados a otras redes sociales, como el ciberbullying o la publicación de imágenes desagradables. A los padres también nos preocupa que nuestros hijos entren en contacto con desconocidos, pero es un riesgo que se puede manejar con un buen uso de la aplicación.

¿Cómo proteger a los menores en Instagram?

La guía explica que la mejor forma de que los menores se protejan en Instagram es que no corran riesgos: que no publiquen imágenes o vídeos que le dejen en mal lugar, pues quedarán asociados a su imagen y también, en según qué casos, podrían afectar a otras personas.

Es esencial que enseñes a tu hijo a ser muy respetuoso con las imágenes que comparte y publica, así como con los comentarios que deja en otras fotografías. Cierto es que la mayoría de los usuarios de Instagram ya son conscientes de todo esto, pero recordar nunca está de más y es también la labor de los padres. Por eso, insístele en que no suba a la red imágenes provocadoras y que no trate mal a los desconocidos, para evitar posibles “males mayores”.

¿El perfil de Instagram debe ser privado?

Cualquier usuario de Instagram puede “seguir” y ver las fotos de otra persona que tenga una cuenta pública, mientras que en los perfiles privados el usuario debe aprobar que otra persona le siga. Con esto, lo más “lógico” para los padres es que sus hijos tengan una cuenta privada, pero esto choca con el deseo primordial de la mayoría de los adolescentes en Instagram: tener muchos seguidores y, por lo tanto, muchos “me gusta”.

Además, aunque tu hijo tenga su cuenta privada, lo cierto es que otro amigo podría subir una foto en la que apareciera tu hijo y que ésta fuera pública, por lo que aquí también sería complicado lograr una protección completa. Por lo tanto, lo mejor es educarle para que haga un uso responsable de las redes sociales.

Este uso responsable es importantísimo, pues no hay que olvidar los peligros desengancharse a las redes sociales, y  que las imágenes que se suben pueden acabar en cualquier lugar, ya que hay múltiples formas de acceder a ellas. Enseña a tu hijo a no publicar jamás nada que pueda traerle problemas de cualquier tipo, desde la vergüenza de que otros lo vean a problemas más serios, y que evite subir a la web imágenes que digan demasiado de él: fotos de lo que hace, los sitios a los que va, la comida que toma… es mejor evitarlo, al menos en la medida de lo posible.

Fuente: www.hacerfamilia.com

Ángela R. Bonachera

Anuncios

Publicado el 20 julio, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: