Cómo reconciliar a la familia cuando los dos trabajan

El equilibrio entre la familia y la carrera profesional supone un reto para las parejas, que intentan conciliar vida laboral y familiar. Tanto si es por elección como por obligación, el trabajo de ambos cónyuges es algo que debe ser aceptado por toda la familia para evitar que los niños, a veces, se sientan abandonados cuando ambos padres trabajan.

Realizar malabarismos familiares y profesionales puede crear una vida familiar agitada y los niños fácilmente pueden detectar cuando no están en la parte superior de la lista de prioridades. El estrés en el trabajo también puede mostrar su cara negativa en casa al ceder al mal genio y al uso de palabras duras.

La mayor parte de las medidas que se han tomado actualmente en el mundo laboral para favorecer la conciliación entre trabajo y familia “alejan a la mujer del mundo del trabajo”, según el Segundo Estudio sobre la Situación de la Conciliación en España, elaborado por el Instituto Internacional de Ciencias Políticas. Para los investigadores, no basta con poner en marcha la Ley de Igualdad o implantar políticas y medidas que se basen solo en lo recogido por el Estatuto de los Trabajadores o la Ley para Promover la Conciliación en las Personas Trabajadoras, sino que se trata de “ir un poco más allá y conseguir medidas que posibiliten a los hombres y mujeres conciliar para poder realizar su trabajo y sus responsabilidades familiares”, apuntan.

Consejos para lograr que la familia funcione cuando los dos padres trabajan

Cuando los dos padres trabajan, encontrar tiempo y ganas para dedicar a los hijos en casa después de una jornada laboral agotadora, no es fácil. La educación de los hijos requiere de mucha energía y los padres que trabajan pueden sentir que no llegan a todo. Esta circunstancia, puede llegar a ser muy estresante para los padres y tener un impacto negativo en los niños. La situación se agrava en familias fragmentadas cuando se trata de padres solteros o con la custodia de los hijos tras un divorcio, que sienten que sólo están ellos para brindar este tiempo de calidad a sus hijos para darles una buena educación.

Estos consejos pueden ayudarte a organizar un estilo de vida favorable para tu familia:
1. Estar presente. La mejor manera de construir una vida familiar armoniosa es estar presente cuando estás en casa. Deja las preocupaciones del día en la puerta y entra en casa con la intención de centrarte en los niños. Cenar juntos todos los días y establecer una rutina para dormir a los niños puede ayudar a reforzar lo mucho que les amas y les cuidas.

2. Haz del tiempo en familia una prioridad. Crea reglas para evitar traer trabajo a casa. Si debes trabajar en casa, hazlo después de que los niños se hayan metido en la cama. Programa una noche en familia, una vez a la semana, para hacer actividades juntos. Intenta compensar de manera positiva los sentimientos negativos que pueden experimentar los niños mientras estás fuera en el trabajo.

3. Crea tiempo de calidad. Cuando los niños son pequeños, las horas entre la vuelta a cada y su momento de dormir, juegan un papel importante. Aprovecha al máximo el tiempo que tienes con los niños, apaga la tecnología y haz que se sientan como si fueran a su única prioridad después del trabajo. Los niños no entienden la diferencia entre la calidad y la cantidad de tiempo cuando son pequeños, así que es importante hacer todo el tiempo que pasan juntos tiempo de calidad. Crea una atmósfera de amor y explica el papel de cada uno en la familia: “para mamá y papá, uno de esos papeles es ganar dinero”, etc.

4. Ayuda e interésate por sus deberes escolares. Cuando los niños son pequeños, todavía no existe riesgo si no cuentan con la supervisión de un adulto después de la escuela. En cambio, a medida que van creciendo, los niños con dos padres que trabajan pueden sufrir cuando llegue el momento si no tienen la ayuda que necesitan para hacer sus deberes o dirigirles en el estudio. Cuando ambos padres trabajan, conviene poner en marcha un plan para ayudar a los hijos en sus deberes con un tutor de la escuela, un profesor particular o un familiar.

5. Oportunidades y beneficios. El aumento de los ingresos generados por los dos padres que trabajan puede crear oportunidades adicionales para los niños que de otro modo no sería posible. Viajar en familia, dar clases de arte o música, o incluso asistir a escuelas privadas puede ser un beneficio para los niños que tienen a ambos padres trabajando. Los niños con padres trabajadores también están expuestos a otros entornos sociales que pueden despertar el desarrollo emocional y social. Los niños que viven en hogares con dos padres que trabajan aprenden a una edad temprana que otros adultos pueden cuidar de ellos y satisfacer sus necesidades.

Fuente: http://www.hacerfamilia.com/

Marisol Nuevo Espín

Anuncios

Publicado el 9 julio, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: