Preparativos para las vacaciones en familia

¿Para qué son las vacaciones? ¡Qué fácil! Para descansar. Sí, pero aquí está lo difícil: ¿pero descansar de qué? Hay que descansar de la fatiga física y psíquica que provienen del trabajo profesional, o de no tenerlo, y del cansancio de horarios rígidos de entradas y salidas, recogidas de hijos en el colegio, en el entrenamiento, en la competición del fin de semana; de preparar almuerzos y meriendas a las 7 de la mañana…

Y todo al tiempo que nos arreglamos nosotros, dando instrucciones desde la ducha, saliendo todos a punto de casa antes de las 8 para llegar al lugar de trabajo, colegio, instituto u oficina antes de la hora de entrada. ¡Es realmente agotador! Por otro lado, llegan los fines de semana y entre cuadrar los múltiples partidos de fútbol, baloncesto, voleibol, tenis o competiciones de equitación a los que deben asistir algunos de nuestros hijos, parece que durante el fin de semana es casi imposible reunirse y disfrutar juntos de un rato en familia.

Planes para las vacaciones de la familia

Muchos tenemos la experiencia de que las vacaciones empiezan a disfrutarse cuando hay una planificación y preparación conjunta, donde todos colaboramos, podemos presentar nuestras necesidades y nuestras ilusiones para el tiempo estival. Sería conveniente comenzar por organizar el tiempo. Ya sabemos que las vacaciones escolares son algo más extensas que las de los padres. Por ello, hay que tener presente que la planificación de las vacaciones debe abarcar desde el último día de clase hasta el primer día del curso siguiente. Puede ocurrir que uno de nosotros pongamos todo el empeño en planificar el periodo que coincide con nuestras vacaciones, pero que nos inhibamos del resto de verano en el que están implicada toda la familia. Sería un principio poco prometedor. Así pues, ¿qué sería bueno tener en cuenta para planificar el tiempo estival? En esos dos meses y medio se producirán varias situaciones diversas, con necesidades diferentes:

–   Padres trabajando, hijos sin clases.
–   Padres trabajando, hijos de campamento, de colonias o con los abuelos.
–   Toda la familia junta de vacaciones.

Antes de hacer planes de vacaciones, escucha a tus hijos

Y ante esta variedad de circunstancias, para planificar habrá que controlar diferentes variantes. Es por eso que una postura inteligente será sentarse todos juntos y poner en común cómo queremos disfrutar estos momentos y qué queremos hacer. Sí, hay que escuchar a los hijos, especialmente a los adolescentes. Nosotros podemos pensar que creemos que es lo mejor para ellos, pero pueden escapársenos algunos detalles importantes y que merecen tomarse en consideración.

  1. Campamentos de verano. Loscampamentos proporcionan a los niños un entorno muy proclive para adquirir o fortalecer valores que son una gran valía para su mejora personal, como la adaptación al medio, la flexibilidad de pensamiento, el trabajo colaborativo, el respeto, el compartir, vivir con lo necesario* Sin embargo, nosotros debemos valorar seriamente qué tipo de campamento es el más conveniente para cada uno de nuestros hijos; hay oferta muy variada y muy buena. Y para tomar una decisión así, debemos escuchar a los chavales. Puede que a nosotros nos inspire una gran confianza y nos parezca la mejor opción de ocio para nuestro adolescente pero, si él no hace suya esa decisión, es posible que los días transcurridos en ese campamento no le sirvan para obtener esos maravillosos beneficios que antes citábamos. Y es muy probable que acabe pensando que lo hemos mandado allí para deshacernos de él por unos días.
  2. A casa de la abuela. Si mientras dure nuestro trabajo en los meses de verano, nuestros hijos se van a desplazar a casa de un familiar, en el campo o en el pueblo, podemos prepararlo para que todos se sientan muy afortunados de tener esta oportunidad de estar juntos. Por ejemplo, cuéntale a tus hijos cómo fueron tus veranos por esos sitios; qué cosas pueden conocer, qué actividades diferentes aprenderán, qué les gusta a los abuelos, en qué tareas pueden ayudarles…

Todos juntos de vacaciones

Después de la planificación y de los preparativos hechos entre todos, comienza la aventura. Parte del éxito de las vacaciones está en que ser capaces de transformar el nuevo y transitorio domicilio familiar, en nuestro hogar. Lo básico debe seguir inalterable. Las normas de convivencia y de respeto no cambian con la estación. Los horarios de comida, así como de entrada y salida de casa se deben cumplir con la misma diligencia que durante el resto del año. Todos seguimos compartiendo el espacio y debemos seguir pendientes unos de otros. Para que nuestra planificación sea eficaz, podemos incluir diferentes bloques de tiempo:

– Tiempo personal, para cada miembro de la familia.
– Tiempo por parejas: padre con madre, madre con hija, padre con hijo, hija con hijo…
– Tiempo en familia: donde cabrán planes para todos, deportivos, culturales, gastronómicos, musicales, de tumbona y patatas, o de buceo; pero vividos como si cada uno de ellos fuera el que más me apetece hacer en ese preciso momento.
Con mucha probabilidad los mejores recuerdos que tengamos todos de unas vacaciones como estas no vendrán en la planificación, pero para eso la hacemos, para tener la libertad de saltárnosla.

Trucos para el éxito de las vacaciones

  1. Las vacaciones son para descansar todos juntos. Pero no olvides que, quien necesite descansar de sus amores, es que no sabe amar. El amor es el mejor descanso para el alma y para el cuerpo.
    2.   Recupera esos momentos perdidosdurante el curso por culpa del exceso de trabajo, de horarios contrapuestos, de la fatiga de la rutina diaria.
    3.   Evita imponer actividades.  Los adolescentes necesitan hacer suyos los planes familiares para poder disfrutarlos y participar activamente en ellos. Y lo primero es escucharles y sería muy conveniente adoptar al plan algunas de sus sugerencias.
    4.   El éxito de las vacaciones depende de que la pareja facilite el descanso de cada uno. Todo lo demás siempre es una consecuencia.
    5.   Cada hijo debe implicarse en lo que mejor se le da. Uno en sacar mapas, otro en preparar músicas, otra en revisar la ropa que hay y la que falta. Revisemos vídeos o fotos de otras vacaciones familiares e intentemos, en la medida de lo posible, que las vacaciones en familia se conviertan en un objetivo personal de cada uno de nosotros.

Fuentehttp://www.hacerfamilia.com/

María Jesús Sancho

Anuncios

Publicado el 3 julio, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: