Cómo evitar que los niños odien la lectura

fotonoticia_El hábito de la lectura, como todos los demás, se adquiere por repetición. Y poco a poco, los niños convertirán ese hábito de leer en placer. Pero para conseguir niños lectores hace falta seguir algunas pautas y, sobre todo, evitar algunos errores demasiado frecuentes que, a veces, cometemos sin darnos cuenta cuando lo que queremos es evitar que los niños odien la lectura.

Consejos para aprender a amar la lectura

A los niños hay que aficionarlos a los libros casi desde que ven la luz. Primero serán las letras y los libros de dibujos, y poco a poco les acercaremos al mundo de las palabras. La lectura debe ser educativa y divertida. Pero siempre hay que empezar por la diversión, que los niños disfruten con la historia, con los dibujos, los colores. En el mercado se ofrece ahora una variedad de libros ilustrados que son verdaderas obras artísticas, con autores como Dautremer, Lacombe o Tesa González. Solo conseguiremos que el niño aprenda si se lo pasa bien leyendo.

Las pautas fundamentales que los padres deben tener en cuenta son:
–   Que los padres valoren la lectura, prefiriéndola a otras actividades.
–   Que nuestros hijos nos veas leer, el ejemplo es lamejor animación.
–   Que leamos en voz alta a los hijos desde pequeños.
–   Que los libros estén presentes en la casa como un objeto más de uso común.
–   Que exista en la casa un lugar tranquilo donde ponerse a leer.
–   Que hablar de libros sea un tema frecuente de conversación.
–   Que los libros sean un regalo habitual.
–   Acudir con los hijos a lugares donde hay libros: librerías, bibliotecas, ferias…

Cómo evitar que los niños odien la lectura

El principal error es dar al niño un libro que no comprende. Si nadie le obliga a leerlo, lo dejará en la estantería y seguramente cuando crezca lo buscará y lo leerá con gusto. El problema principal estriba en esas lecturas obligatorias de libros que ni comprende, ni tienen calidad literaria. El niño sufre y lo considera, con razón, una pérdida de tiempo. Y el apasionante acto de leer se convierte en un fastidio, que con el tiempo se arrincona para elegir otra oferta de ocio mucho más gratificante.

Los errores más frecuentes al acercar a la lectura son:
–  Utilizar la lectura como castigo.
–   Recordar constantemente lo bueno que es leer.
–   Echar en cara que no leen.
–   Imponer unas tareas por haber leído un libro: una ficha, un resumen, etc.
–   Relacionar siempre los libros con lo académico
–   Exigirles que terminen un libro comenzado
–   Forzar sus gustos para que lean aquel libro que a su edad a nosotros nos encantó
–   Proponer la lectura de libros como una actividad sustitutoria de la televisión

Isabel Martinez

Fuente: www.hacerfamilia.com

Anuncios

Publicado el 24 abril, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: